Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Dios se deslinda: «yo jamás dije que mis tiempos son perfectos», acusa

Cielito Querido Café.- El mandatario mayor del mundo y sucesor de Salinas de Gortari como dueño absoluto del mundo; Dios, dijo esta tarde en conferencia de prensa que ya está cansado de que siempre le echen la culpa de todo lo que pasa y que, principalmente, él jamás dijo que sus tiempos eran perfectos, como siempre salen a decir las señoras gorditas.

«No manches, carnal, o sea si, yo los cuido y todo porque son mis hijos, pero también si se ponen a atracar o no estudian para su examen, pues es obvio que les va a ir mal. No sé de dónde sacaron esa jalada de que mis tiempos eran perfectos nomás para justificar sus tonterías, no chinguen«, arremetió molesto Diosito.

Luego de controversiales declaraciones, varias señoras organizaron una marcha y cerraron el paso a la Basílica de Guadalupe, exigiéndole a Dios que les sacara a sus hijos de la cárcel o que de menos ayudaran a sus hijas a salir adelante con su tercer o cuarto embarazo.

«No se vale, uno deposita toda su confianza en ese viejito barbón para que nos eche la mano y nomás se hace guaje, yo no entiendo por qué deja que mi quinto marido me siga pegando y no lo hace cambiar. Ya le recé todas las noches y ni me hace caso; mi comadre me dijo que ‘los tiempos de Dios son perfectos’, pero ya vi que era pura guaguara«, condenó Doña Chepe, muy enojada.

También dijo que él no sabe por qué hace las cosas, porque luego ni anda haciendo nada, pero lamentó que todo se lo quieran enjaretar a él.

«El otro día andaba de vacaciones en el Aaru, con mi valedor Osiris y cuando regresé a la chamba ya hasta el Cruz Azul estaba en primer lugar de la liga. Yo no sé quién hizo su desmadre, pero neta no fui yo, no siempre sé por qué hago las cosas«, sollozó.

Aclaró que además él no ha visitado la tierra desde que mandó de paseo a su hijo Jesús y cuando regresó, ya estaba todo traumatizado: «le tenía mucho miedo a los clavos y a los romanos«, declaró.

«Ahí les dejé a mi representante, el Peje. Espero que a este si me lo cuiden muy bien, no sean gachos con él, porque ya le di instrucciones concisas para que salve al mundo. Y ya dejen de estarme rezando en las noches, que luego no me dejan dormir; a cada rato anda sonando mi iPhone«, concluyó antes de irse volando sobre una nubecita amarilla.

Muchas personas se mostraron confundidas, pero adelantaron que ahora le echarán la culpa de todo a López Obrador o a la madre naturaleza.

Comentarios del feisbuk:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!