Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Maduro aprovecha visita a México y se pone una peda en la Purísima

No sospecharon que el venezolano fuera adicto al perreo.

CeDeMequis.-  Al término de la comida presidencial, en la que se repartieron mixiotes, tacos de canasta y agüita de Jamaica, los presidentes Evo Morales y Miguel Díaz-Canel fueron invitados por Nicolás Maduro a una tardeada de perreo que se estaba organizando en las instalaciones del antro La Purísima.

A la salida del Palacio Nacional, arribó un Uber (pool, porque no traían muchos fondos, por aquello de la crisis en Venezuela) que llevó a los mandatarios hasta las calles aledañas a Bellas Artes.

Llegando a La Puri, Nicolás Maduro tuvo que soltar un cien porque no traía credencial que lo acreditara como mayor de edad. «¿Qué no sabe’ quién soy yo? Si la revolución bolivariana continúa su gran paso por Latinoamérica gracias a mis políti…«, arremetió molesto, mientras era interrumpido por el Manotas, cadenero del lugar que le exigió el cover.

Ya dentro del lugar, nuestras fuentes afirmaron que los mandatarios aprovecharon hasta el último perreo de la noche y que incluso, se terminaron unos champions, dos cubetas de Tecates (light) y una botella de Bacardí. También aseguraron que Evo se ligó a una señorita que traía un extraño bulto en la entrepierna y Maduro pidió fiado en la barra del lugar.

«Cárguenlo a la cuenta de la República Bolivariana, le están haciendo un enorme servicio a la nación, hijo«, le comentó al barman, que le roló tres cervezas para que dejara de estar dando lata.

Ya cerca de la media noche, el presidente de Venezuela andaba picado y sacó un fajote de billetes para seguir pisteando. Sin embargo, resultó que su efectivo eran puros bolívares, por lo que nada más les alcanzó para una chela de media para los tres.

«Hacía mucho que no sentía una liberación como esta. Ni cuando el Che Guevara se agarró a madrazos en la Revolución me sentí tan vivo«, comentó el mandatario cubano Díaz-Canel.

Ya bien pedos, no se dieron cuenta que estaban dándole al perreo entre ellos, pues se encontraron absorbidos por la atmósfera LGBT de la Purísima. «El Evo estaba haciendo el paso de la avestruz, al chile se rifó el papacito«, comentó Luis La Loca, fiel asistente del antro.

Luego de 5 horas de peda, los líderes mundiales abandonaron el lugar (sin dejar propina) y acudieron en busca de algún local de tacos para bajársela. Sin embargo, como a las 4 de la mañana acudieron nuevamente a las puertas de Palacio Nacional buscando a López Obrador, para ver si la seguían, excepto Evo Morales, que se fue a un motel de Peralvillo con su ligue de la Puri.

Hasta el cierre de esta edición, el mandatario de Bolivia todavía tenía cruda moral.

Comentarios del feisbuk:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!