Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Policía embarazado es captado mientras recolecta donaciones para su parto

Busca el apoyo de la sociedad ya que su pareja (otro policía) lo abandonó luego de embarazarlo.

Enséñaselo a tus valedores (sin albur):

CeDeMequis.- Una fotografía tomada a un policía embarazado de la Ciudad de México, se volvió viral debido a que se le captó mientras juntaba donaciones para poder costear su parto, pues claramente se ve que tiene por lo menos ocho meses.

El elemento de seguridad Nestor Pérez, de 35 años de edad, fue captado mientras un vendedor de alegrías y palanquetas amablemente le da una aportación de cien pesos para que se ayude en su embarazo.

Este hecho sacó a la luz las pobres prestaciones que tienen los policías de México, quienes junto a su pobre salario, deben arreglárselas para poder parir de manera digna, muchas veces teniendo a sus cachorros de manera precaria, ya sea en el piso de su cocina o en los mismos separos del Ministerio Público.

Nestor explicó que su pareja, otro oficial de policía, lo abandonó cuando se enteró que estaba embarazado e inmediatamente pidió su transferencia a otro sector para no hacerse cargo.

«Se llamaba Faustino. Estaba bien bonito, porque cuando nos tocaba el turno de la noche, nos la pasábamos taloneando a borrachitos y chavos que venían de chambear. Si, varias veces aprovechamos para echarnos uno o dos palitos en la unidad, era lo natural porque pasábamos mucho tiempo juntos alejados de nuestras esposas«, detalló el próximo papá.

Lamentablemente, Faustino no puede ser acusado por abandono familiar, ya que las leyes en México no contemplan las parejas homoparentales ni los embarazos en hombres, por lo que esta es una lucha que lleva años, principalmente en el ámbito policial, ya que es en donde más se gestan este tipo de relaciones homosexuales.

Sin embargo, Nestor ha logrado juntar una buena cantidad de dinero para aliviarse en un hospital que no sea del seguro social, gracias a que varios comerciantes, teporochos, conductores y población en general han aportado amablemente para su causa.

«Es complicado andar chambeando con la panza. Muchos piensan que no correteamos delincuentes por flojera, pero la mayoría de las veces es porque andamos embarazados y nadie parece entenderlo. No tenemos prestaciones que nos permitan descansar con goce de sueldo, tenemos que seguir persiguiendo la papa hasta que casi casi se nos esté saliendo el escuincle«, lamentó.

Como el Nestor, muchos otros servidores de seguridad pública son víctimas del rechazo y el racismo, pues casi siempre son catalogados como flojos, inútiles y culeros, mientras que la realidad es que sus constantes embarazos los orillan a trabajar con panza de hasta nueve meses.

«Es bien feo cuando te gritan en la calle ‘puerco’ o te chiflan y te recuerdan a tu jefecita. Nadie sabe lo que sufrimos, el embarazo masculino no es un juego, culeros«, concluyó bien triste porque esta mañana no le dio tiempo de chingarse una gordita de chicharrón en el tianguis.

El Movimiento Nacional de Policías Panzones y Embarazados de México (MNPE) rechazó que los elementos de seguridad pública sean unos inútiles y destacaron que entre sus grandes logros están evitar que una peligrosa señora vendiera verduras afuera del metro y quitarle sus chicharrones preparados a un don que andaba ofreciéndolos sin permiso.


Enséñaselo a tus valedores (sin albur):

Comentarios del feis:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!