Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Por aumento de precios, mexicanos dejan de comer para poder comprarse cigarros

Dejaron de desayunar Coca-Cola con cigarros.

Mecotlán.- Este 1 de enero inició con un golpe bajo para los mexicanos que estaban acostumbrados a echarse una Coca-Cola y un cigarro como desayuno, pues los tacos de cáncer sorprendieron a todos aumentando sus precios hasta en $8 pesos por cajetilla.

Millones de mexicanos desconcertados se arrimaron al Oxxo más cercano a su domicilio o trabajo, para adquirir una caja de Delicados y poder sobrellevar el inicio de otro mediocre año laboral.

No obstante, los precios que encontraron destruyeron las ilusiones que tenían de que este año fuera mejor, pues los cigarros alcanzaron precios de hasta $68.00 pesos por paquete; más caro que una comida completa en una cocina económica.

«Yo todavía ni compraba los juguetes de los reyes magos y me salen con estas chingaderas. Ni modo, le tendré que decir a los tarugos de mis hijos que se portaron mal y que este año no les trajeron nada, porque sin mis cigarros ando tenso todo el día y así no pinches puedo trabajar«, reclamó Artemio Sánchez, mientras aguardaba molesto afuera de una tiendita.

Sin embargo, comprar juguetes no será el único lujo del que los mexicanos decidieron privarse para poder seguir degustando sus rollitos de muerte lenta, pues el IMSS reportó, apenas en el segundo día del nuevo impuesto al tabaco, que millones de adictos decidieron dejar de comer para poder seguir comprándose cigarros.

Por ello, los puestos de taquitos, garnachas y tamales se vieron vacíos a pesar que hoy millones de trabajadores reanudaron sus actividades alrededor de todo el país, mientras que las calles se siguieron inundando de colillas de cigarros de pepino y menta (porque ya poquitos le entran al tabaco de macho).

«Yo prefiero echarme un taquito de humo antes que un taco de carnitas, porque de todos modos yo sabía que los que frecuentaba ahí en indios verdes eran de carne de perro, entonces en sí, es más sano echarme mi Marlborito«, explicó la doña que hace la limpieza en nuestras oficinas, mientras le daba una caladota a su cigarro.

Un colectivo de fumadores que piensan que se ven bien interesantes por estar echando humo como fábricas de cemento, se organizaron para manifestarse a las afueras de todas las tiendas Oxxo, Seven Eleven y tienditas de la esquina para exigir que la cajetilla vuelva a costar $20 pesos, como cuando gobernaba el glorioso PRI.

«Espero que le quiten los impuestos a mis tabacos, porque al chile luego no aguanto el hambre. Si se me quita tantito con una fumada, pero no es lo mismo. Quiero decirle al señor presidente López Obrador que nos está matando, que lo hago responsable a él si me muero de inanición«, concluyó la doña de limpieza, mientras le echaba salivita a la ventana para quitarle las manchas.

Comentarios del feisbuk:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!