Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

#Querétaro: Captan a gobernador ebrio y llorando por tener que subir pasaje

Enséñaselo a tus valedores (sin albur):

Aunque sintió feo, dijo que se arrepintió de dicha decisión luego de la cruda.

El Tepe.- «Me duele en el alma el aumento a la tarifa de transporte, sé que es un golpe terrible a la economía de los queretanos, pero qué se hace, es el costo de vivir en una ciudad de primer mundo«, aseguró entre lágrimas el gober de Querétaro, Francisco Domínguez Servién en una escena oportunamente captada por un fotógrafo.

Durante un brindis de año nuevo realizado entre puros gobers y otra gente bonita, al mandamás de Querétaro se le subió el brandy importado que estaba tomando y se puso a llorar cuando escuchó que «La cumbia de los pobres» sonaba en la rockola.

«Es que no mames, neta que se siente bien feo que esas personas no tengan camioneta, están bien pobres y además les voy a subir el pasaje«, dijo dándose de topes en la mesa.

Un desconcertado y frágil Manuel Velasco, duquesito de Chiapas, que también estaba pedísimo, se acercó a investigar por qué lloraba Francisco, que seguía diciendo «es que no mames…«.

«Francis ¿por qué lloras manito, quién fue, quién te lastima… Francis, te quiero un chingo«, dijo Manuel y eructó.

«Es que no mames Manolo, la neta siento bien feo por la gente va a pagar un chingo de pasaje allá en mi tierra, neta que me duele porque los quiero mucho», respondió Pancho y pidió que pusieran «Las casas de madera«.

«Órale… ¿y por qué no bajas la tarifa de nuevo?«, cuestionó Manuel mientras se enchinaba las pestañas.

«Nooo, ni madres«, atajó enseguida Domínguez, «los favores de campaña se pagan rigurosamente y se chingan… uno no puede apapacharlos tantito porque abusan, al rato van a querer camiones buenos«.

«Pos eso si«, contestó Manuel y saludó de lejos a un diputado de morena que votó a favor de su licencia en el Senado.

«Bueno, pero eso no quita que uno sienta feo… es que no mames, neta«, dijo Francisco, se puso a hacer pucheritos, pidió otra cuba y siguió chillando.

Incapaz de permanecer apático ante tanto y tan sincero dolor, a Manuel Velasco también le ganaron las lágrimas y se acordó de los indígenas desplazados de Chiapas, «que también están bien pobres mano, pinshes jodidos… y nadie hace nada«, dijo antes de soltar un berrido escandaloso tipo Amanda Miguel.

Más tarde, sus respectivos esposas pudieron convencerlos de retirarse para que ya no siguieran haciendo el ridículo, aunque todavía pidieron un pomo para llevar.

«Oh vieja, pérate… es que no mames» siguió chille y chille mientras se lo llevaban a jalones.

Finalmente, por la mañana del otro día y durante la cruda, el gobernador queretano decidió no hacer nada respecto al aumento de las tarifas y justificó que «andaba pedo y no sabía lo que decía«.


Enséñaselo a tus valedores (sin albur):

Comentarios del feis:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!