Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Tras despenalizar el aborto, crean en Oaxaca la sopita de fetos

Se puede servir también en bolillo, para los turistas chilangos que quieran degustar un feto.

Queso Oaxaca.- La tarde de ayer, el Congreso de Oaxaca aprobó despenalizar el aborto para permitir que esta práctica pueda llevarse a cabo sin que los pro vida espantados pudieran impedirlo por vías legales.

La resolución en seguida causó controversia, pues grupos conservadores como la Iglesia Católica y el PAN aseguraron que Diosito se iba a enojar y que podrían caer cientos de desgracias sobre México por andar asesinando fetos que también sienten y llorando cuando son sacados del útero materno.

«Preferimos ver a los chamacos pidiendo limosna en la calle o drogándose con resistol antes que verlos abandonados en un bote de basura cuando son apenas unos fetos. Ellos tienen derecho a la vida, ya lo que pase después será como Diosito diga«, explicó Marko Cortés, presidente del PAN.

Sin embargo, apenas unas horas después de que el aborto fuera legal en Oaxaca, en varios puestos callejeros de comida se puso a la venta el nuevo plato de sopa de fetos, que podrá degustarse como parte de la gastronomía típica del lugar.

La comida del sur del país siempre ha sido extraña, pues se sabe que se comen gusanos de maguey, gusanos en mezcal, gusanos en tortilla y gusanos rellenos de gusanos de maguey. No obstante, la sopa de fetos es una novedosa creación que promete ser el nuevo manjar local que disfrutarán millones de turistas.

Doña Francisca, dueña de un puesto de comida en un tianguis de Huatulco, aseguró que habían estado esperando la oportunidad para experimentar con fetitos y que la presión social para despenalizar el aborto era únicamente para degustar este platillo sin que fuera ilegal.

«Está rico, joven, aparte puede combinarse con un buen de cosas: en taquito, con tlayuda, con café, en gelatina, hasta podemos hacer tortas de feto para nuestros turistas chilangos que nos visiten. El chiste es que además de ser un platillo muy delicioso, también es bien nutritivo, por aquello de las células madre«, agregó.

El platillo consiste en una mezcla de pequeños fetos (de menos de 4 meses de gestación, verduritas al vapor, caldo de pollo y gusanos de maguey. En ocasiones se acompañan con tortilla azul, maíz y de otros gusanos que no son de maguey.

El congreso de Oaxaca ya está impulsando una ley para considerar la nueva sopa de fetos como un patrimonio gastronómico de la humanidad, ya que representa el inicio de una nueva era de libertad social en este estado mexicano.

Cientos de pro vidas se manifestaron a las afueras del palacio de gobierno para exigir que se eche atrás esta ley porque les da coraje que las mujeres que tienen relaciones, ahora puedan decidir no ser mamás; «no se vale, oigan, ¿el pobre bebé qué culpa tiene? Mejor que cierren las patas«, agregó un señor que no quiso dar su nombre porque abandonó a sus hijos desde chiquitos.

Comentarios del feisbuk:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!