Reporte Méndigo
Las noticias más chingonas de la web

Vendedores de tamales desquician la ciudad por protestar contra Uber Eats

Durante la marcha, pidieron unas caguamas por Rappi.

Chilangotitlán.- Siguiendo el ejemplo que impusieron ayer los taxistas con sus marchas, crucifixiones y cierre de avenidas principales para demandar el apoyo de los usuarios, el SVTC (Sindicato de Venedores de Tamales y Camotes) se organizó para manifestarse y exigir la salida o regularización de Uber Eats y otros servicios de entrega de comida, como Rappi y Sin Delantal.

Desde temprana hora, cientos de vehículos de tamales, camotes y bicicletas de tacos de canasta, se unieron en un contingente proveniente de las distintas delegaciones de la capital mexicana y de algunos municipios del Estado de México, mismo que llegó hasta el Zócalo en donde armaron un plantón como en los mejores años del Peje.

De acuerdo a los quejosos, las empresas dedicadas a las entregas de comida están atentando contra las tradiciones mexicanas, además que están provocando pérdidas millonarias a la industria tamalera, ya que muchos consumidores prefieren pedir una hamburguesa de queso que esperar a que pase el de los tamales.

«La banda ya no come guajolotas; prefieren pedir un chanwis del Sub-güey porque les dan chance de llevárselos a la hora que sea y eso nos está dando en la madre. Un valedor que vende tacos de canasta afuera de una primaria, ya también la anda sufriendo, porque resulta que hasta los morros ya traen teléfonos chidos y piden también comida. Son mamadas, queremos igualdad«, replicó Cástulo Martínez, tamalero por vocación.

Exigieron tener una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa de gobierno de la CDMX; Claudia Sheinbaum. Sin embargo, cuando los mandatarios cedieron a tener un diálogo con ellos, los manifestantes se echaron para atrás porque les dio flojera ir hasta el Palacio Nacional y prefirieron pedir unas caguamas con Rappi.

Eulalio Cruz, líder del sindicato, aseguró que de no cumplirse sus demandas, iban a suspender la producción de tamales, tacos de canasta y la venta de cigarros sueltos con Coca-Cola, lo que le provocaría una crisis a la clase Godín de la ciudad, derribando al sistema capitalista desde sus cimientos para implementar el comunismo y tener al fin un gobierno utópico.

«Sin nosotros no van a tener que tragar en los 30 o 40 minutos que les dan de comida. No queremos pasarnos de lanza, pero al chile ya estamos cansados de pedalear a lo güey sin tener buenas ventas; ya hasta tengo glúteos de modelo, no chinguen«, declaró don Eulalio.

Con letreros que decía «Fuera Uver Its» y «Ya nos Fayo ANLO«, la marcha continuó como durante dos horas en lo que se pusieron pedos y sus esposas los regañaron para que se regresaran a la casa.

Comentarios del feisbuk:

También podría gustarte
Contenido protegido por la abuelita de Batman. ¡Retrocede, becario!